periodontitis qué es y cómo se cura

Qué es la periodontitis y cómo se cura

La periodontitis va más allá de la simple preocupación estética. Es una enfermedad crónica de las encías y los tejidos que sostienen los dientes que se caracteriza por la inflamación, el sangrado y la formación de bolsas periodontales. El tratamiento varía según la gravedad de la infección. Si quieres poner solución a tu problema de periodontitis pide cita en nuestra clínica dental, donde nuestros especialistas en periodoncia te ayudarán en tu caso. Pero si lo que quieres es más información sobre qué es la periodontitis y cómo se cura, sigue leyendo.

¿Qué es la periodontitis?

La periodontitis es una enfermedad crónica que afecta a las encías y los tejidos que sostienen los dientes. Se caracteriza por la inflamación de las encías, el sangrado, la recesión y la formación de bolsas periodontales.

Se trata de una enfermedad periodontal que se caracteriza por la destrucción progresiva de los tejidos de soporte dentario, como el ligamento periodontal y el hueso alveolar. Esta afección compromete la estabilidad de los dientes y puede llevar a su pérdida.

Causas y factores de riesgo

La principal causa de la periodontitis es la acumulación de placa bacteriana en los dientes y encías. Sin embargo, hay factores que aumentan el riesgo de desarrollar esta enfermedad, como la mala higiene bucodental, el tabaquismo, la predisposición genética, el estrés, una mala alimentación y ciertas enfermedades sistémicas, como la diabetes.

Diferencia entre gingivitis y periodontitis

Es importante diferenciar entre la gingivitis y la periodontitis. La gingivitis es una enfermedad periodontal inicial y reversible, caracterizada por la inflamación de las encías y el sangrado. Si no se trata adecuadamente, la gingivitis puede progresar a periodontitis, donde la infección se extiende a los tejidos más profundos y se produce una destrucción del tejido periodontal.

Síntomas y diagnóstico de la periodontitis

La periodontitis se caracteriza por una serie de síntomas que pueden indicar la presencia de esta enfermedad. Estos síntomas son:

  • Hinchazón y enrojecimiento de las encías
  • Sangrado al cepillarse los dientes o al usar hilo dental
  • Mal aliento persistente
  • Sensibilidad dental
  • Dolor al masticar alimentos
  • Dientes flojos o separados

Si se presentan estos síntomas, es importante acudir al dentista para un diagnóstico preciso. Para diagnosticar la periodontitis, el dentista puede realizar diversas pruebas y exámenes, que incluyen:

Pruebas y exámenes de diagnóstico

1. Medición de la profundidad de las bolsas periodontales: El dentista utiliza una sonda periodontal para medir la profundidad de las bolsas entre los dientes y las encías. Una medición de bolsas de más de 3 milímetros puede indicar periodontitis.

2. Radiografías: Las radiografías dentales pueden ayudar al dentista a evaluar el estado de los huesos y tejidos de soporte de los dientes. Esto permite identificar posibles daños y pérdida ósea causada por la periodontitis.

3. Análisis clínicos: Además de las pruebas físicas, el dentista también puede solicitar análisis clínicos, como pruebas de sangre, para detectar infecciones o condiciones médicas que puedan estar relacionadas con la periodontitis.

Con base en los síntomas y los resultados del diagnóstico, el dentista podrá determinar la gravedad de la periodontitis y diseñar un plan de tratamiento adecuado.

Tratamiento de la periodontitis

El tratamiento de la periodontitis se basa en una combinación de técnicas y procedimientos para controlar la infección, eliminar el sarro y mejorar la salud de las encías y los tejidos periodontales. Existen diferentes opciones de tratamiento, que van desde los no quirúrgicos hasta los quirúrgicos, e incluso el uso de antibióticos orales en casos específicos.

Tratamientos no quirúrgicos

En los casos de periodontitis leve a moderada, se pueden realizar tratamientos no quirúrgicos, los cuales suelen ser la primera línea de acción. Estos tratamientos incluyen:

  • Raspado y alisado radicular: Consiste en la remoción de la placa y el sarro acumulados en la superficie de los dientes y las raíces expuestas. Este procedimiento se realiza utilizando instrumentos manuales o ultrasónicos.
  • Uso de enjuagues bucales: Se pueden recomendar enjuagues bucales con agentes antimicrobianos, los cuales ayudan a reducir la carga bacteriana en la boca y controlar la infección.
  • Antibióticos tópicos: En algunos casos, se pueden utilizar antibióticos en forma de geles o cremas que se aplican directamente sobre las encías inflamadas para ayudar a combatir la infección.

Cirugía periodontal y tratamientos quirúrgicos

En casos más avanzados de periodontitis, puede ser necesario recurrir a tratamientos quirúrgicos para eliminar las bolsas periodontales y promover la regeneración de los tejidos dañados. Algunos de los procedimientos quirúrgicos utilizados son:

  • Tratamiento de recesión de encías: Se realiza con el objetivo de cubrir las raíces expuestas de los dientes y protegerlas contra la sensibilidad y la caries. Esto se logra utilizando tejido blando o injertos de tejido conectivo.
  • Injertos de tejido blando u óseo: En casos de pérdida de tejido periodontal, se puede realizar un injerto utilizando tejido del propio paciente o sustitutos protésicos para restablecer la apariencia y función de las encías.
  • Cirugía de reducción de bolsas: Consiste en la eliminación quirúrgica de las bolsas periodontales para facilitar la limpieza y promover la curación de los tejidos afectados.

Uso de antibióticos orales

En situaciones en las que la infección no puede ser controlada únicamente con tratamientos no quirúrgicos o quirúrgicos, se puede recurrir al uso de antibióticos orales. Los antibióticos ayudan a eliminar las bacterias responsables de la periodontitis y reducir la inflamación. Sin embargo, es importante que estos medicamentos sean prescritos y supervisados por un especialista en periodoncia, para evitar efectos secundarios y desarrollar resistencia a los antibióticos.

Prevención de la periodontitis

Hábitos de higiene bucodental

Una buena higiene bucodental es fundamental para prevenir la periodontitis. Estos son algunos hábitos que puedes adoptar:

  • Lávate los dientes al menos dos veces al día utilizando pasta dental con flúor.
  • Utiliza hilo dental o cepillos interdentales para limpiar entre los dientes y eliminar los restos de comida.
  • Cepilla suavemente tus encías para estimular la circulación y eliminar la placa bacteriana.
  • Utiliza enjuague bucal antibacteriano para complementar la limpieza y reducir la actividad bacteriana.

Evitar factores de riesgo

Existen algunos factores de riesgo que aumentan las posibilidades de desarrollar periodontitis. Es importante tenerlos en cuenta y evitarlos en la medida de lo posible:

  • Dejar de fumar: el tabaco aumenta el riesgo de desarrollar esta enfermedad y dificulta su tratamiento.
  • Mantener una dieta equilibrada: una alimentación rica en vitaminas y minerales fortalece el sistema inmunológico y ayuda a prevenir la periodontitis.
  • Controlar las enfermedades sistémicas: ciertas condiciones como la diabetes pueden aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades periodontales, por lo que es importante mantener un buen control de la salud en general.

Visitas regulares al dentista

Realizar visitas regulares al dentista es clave para prevenir y detectar a tiempo la periodontitis. El dentista llevará a cabo exámenes exhaustivos y limpiezas profesionales para mantener una buena salud bucodental. Se recomienda acudir al menos dos veces al año o con la frecuencia indicada por el profesional.

Preguntas frecuentes sobre la periodontitis

¿Es posible curar la periodontitis?

La periodontitis es una enfermedad crónica, pero con el tratamiento adecuado y una buena higiene bucodental, es posible controlarla y evitar que progrese. Es importante seguir las indicaciones del especialista en periodoncia y realizar las limpiezas profesionales de manera regular. Sin embargo, es importante tener en cuenta que, aunque se controle la enfermedad, los daños ya existentes pueden no revertirse por completo.

¿Qué sucede si no se trata la periodontitis?

Si no se trata la periodontitis, la enfermedad puede progresar y causar daños graves en los tejidos periodontales y en los dientes. A medida que la infección avanza, las encías se debilitan, los dientes pierden soporte y pueden llegar a caerse. Además, la periodontitis no solo afecta la salud bucodental, sino que también se ha asociado con problemas de salud general, como enfermedades cardiovasculares y diabetes.

¿Cuáles son los riesgos y complicaciones?

La periodontitis no tratada conlleva diversos riesgos y complicaciones. Entre ellos se encuentran la pérdida de dientes, la recesión gingival, infecciones recurrentes, abscesos periodontales y problemas estéticos. Además, existe una posible relación entre la periodontitis y enfermedades sistémicas como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, problemas respiratorios e incluso complicaciones durante el embarazo. Por lo tanto, es esencial tratar la periodontitis de manera oportuna para minimizar estos riesgos y complicaciones.

Espero que ya te haya quedado claro qué es la periodontitis y cómo se cura. En clínica Peláez y Blanco contamos con un equipo de especialistas que te ayudarán a tratar la periodontitis, adaptando el tratamiento a tu caso personal. Pide cita en nuestra clínica y pon solución al problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Peláez y Blanco ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es potenciar la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación, y gracias a que ha INCORPORADO LAS TICS A SU ORGANIZACIÓN para la mejora de competitividad y productividad de la empresa. 29/11/2020. Para ello ha contado con el apoyo del TICCÁMARAS de la Cámara de Comercio de Badajoz». Una manera de hacer Europa.
Scroll al inicio